viernes, 3 de junio de 2022

Deseo (so) cursi.

 



11:11 pm


Que sea bueno,
que me quiera,
que me ame.

Que no me olvide, 
que sea inolvidable.

Que baile, que bailemos en el caos 
y luego levantemos el desastre.

Que sea codo con la música y repita sólo 
las mismas canciones.

Que diga o haga tonterías,
total,
a estas alturas nos encontramos
entre jodidas 
y reprimidos.

Que sea algo serio, algo bonito.
algo que valga las penas y miedos…






11:12 pm

Pensando en nada y a la vez en lo imposible…


11:12:05 pm

¡Joder! Y te pedí a ti.


11:12:09 pm


(¡Total¡ Estoy urgido).











-Horacio Chirino 














sábado, 28 de mayo de 2022

ARTURO NO QUISO SALIR CONMIGO POR FEA.



Yo era fea, tenía 11 años y era muy fea.

Los dientes anarquistas: “Ni dios, ni amo, ni brackets”

El pelo enredado de chistes malos: “¿Cuál es la fruta más divertida?

- La naranja ja ja ja ja”


Los ojos bien, el aliento… también.

Pero el primer día cuando llegué nueva al cole,

mis orejas se presentaron antes que yo.

Y la leyenda corrió como la pólvora por el patio, esquivando balones 

y primeros besos.

Cada día de cada semana de cada mes un compañero diferente al anterior 

me preguntaba si con "estas orejas" podía volar.

Cuando todos los de mi curso habían preguntado 

ya los mayores empezaron a tener curiosidad 

y me interrogaban en voz alta por las escaleras.

Yo siempre respondía que no porque aún no lo había conseguido.

Yo era fea, era muy fea.

En clase hicieron una lista de feas, y yo era la primera,

la number one, la puta ama.

Y yo tan empoderada en mi fealdad, tan segura de mis coletas altas,

de mi acné juvenil,

yo, le regalé a Arturo mi primera declaración de amor.

Y Arturo no quiso salir conmigo… por fea.

Arturo cogió mi primer poema e hizo con él una diana

a la que todos podían lanzar sus dardos.

Y eso, eso sí que me hizo daño.

Arturo, no sabes lo que te has perdido.

Arturo, yo era fea pero tenía muchos libros.

Arturo, a mí no me importaba que fueras idiota, 

te habría dejado mis apuntes de notable encantada.

Te habría explicado a Lorca, las mates de primero, las de segundo, las de tercero...

 el past simple, 

hasta la de música habría dejado de tenerte manía 

y darte siempre el ridículo triángulo.

Arturo, me he hecho mayor and now look at this booty.


Joder, Arturo. 

me hiciste llorar demasiado pronto.

Le hiciste un genocidio a mis primeros versos

que te miraban con el sol en los ojos.

Pero tranquilo, que estoy bien.

Puedes decirle a todos que estoy bien.

De paso coméntales que estaban equivocados, 

yo no era fea, ni siquiera un poco. 

Pero en una cosa sí que estaban en lo cierto,

yo 

podía 

volar.



- Abbey C







AHORA DE MI PARTE LO MODIFIQUÉ UN POCO PARA RECITARLO EN MI ESCUELA PRIMARIA, HACIA NIÑAS Y NIÑOS DE TAL EDAD.


 TODOS LOS DERECHOS DEL POEMA SON PARA Abbey C.



MUCHAS GRACIAS POR TUS LETRAS!




ARTURO NO QUISO SER MI AMIGO POR FEA



Yo era fea, iba en la primaria, tenía 11 años y era muy fea.

Los dientes sin Fe: “ni Dios, ni amo, ni brackets”

Mi pelo enredado de chistes malos: ¿saben cuál es la fruta más divertida?
- La naranja ja ja ja ja”

Mis ojos bien, el aliento… también.

Pero cuando llegué nueva a la escuela,
mis orejas se presentaron antes que yo,

y el chisme corrió como la pólvora por el patio, esquivando balones 
y primeros besos.

Cada día de cada semana de cada mes un compañero diferente al anterior 
me preguntaba sí con "estas orejas" podía volar.

Cuando todos los de mi grupo habían preguntado ya

los mayores empezaron a tener curiosidad 

y me interrogaban en voz alta por las escaleras;

yo siempre respondía que no porque aún no lo había conseguido.

Yo era fea, era muy fea.
En mi salón hicieron una lista de feas, y yo era la primera,
la number one, la gran ama,

y yo tan empoderada de mi fealdad, tan segura de mis coletas altas,
de mis barros del tamaño de mis ojos,

yo, le dediqué a Arturo mi primera declaración de amigo
y Arturo no quiso ser mi amigo por fea.

Arturo hizo con mi primer poema una diana
a la que todos podían lanzar sus dardos,

y eso, eso, sí que me hizo daño.


Arturo, no sabes lo que te has perdido.

Arturo, yo era fea pero tenía muchos libros.

Arturo, a mí no me importaba que fueras tonto,

yo te habría prestado mis apuntes de notable encantada.

Te habría explicado las mates de primero, las de segundo, las de tercero 

y los verbos;

hasta la de Educación Física habría dejado de tenerte manía
y dejarte jugar siempre en el patio.

Joder, Arturo. 
me hiciste llorar demasiado pronto.

Le hiciste un genocidio a mis primeros versos
que te miraban con el sol en los ojos.

Pero tranquilo, que estoy bien.

Puedes decirle a todos que estoy bien.

Y de paso coméntales que estaban equivocados, 
yo no era fea, ni siquiera un poco, 
pero en una cosa sí que estaban en lo cierto,
yo 
podía 
volar.


- Abbey C

Ustedes no sean como Arturo que discriminaba a las personas o las hacía de menos.
Espero que les haya gustado esta reflexion y concientización en contra de lo que es la diacriminación, no valorar a las personas. Respetemos a todas y a todos, ya que somos todos únicos y tenemos diferentes formas de pensar, de ser, de vestir, de creer.

Porque todo lo que es diferente enriquece a la comunidad donde vivimos y eso nos hace ser especiales.










lunes, 4 de abril de 2022

 




Él miraba una foto de una galaxia en la exposición del metro La Raza, cuando dijo:


Somos (fuímos) nada en la nada 

y nos cree(í)mos todo.*

(Era la estación donde vivía su ex).




*Israel Calderon Nieto




                   -Horacio Chirino




jueves, 17 de marzo de 2022

DICCIONARIO POÉTICO:

 





CUBREBOCAS: TAPADERA DE GRITOS,  RISAS Y LLANTOS QUE SIMULA LO COMÚN DE LA GENTE, ES DECIR SU PERFIL BAJO.





VOMITAR:  ACCIÓN DE EXPULSAR POR LA BOCA A GRAN VELOCIDAD LAS PALABRAS QUE SE TIENEN ATORADAS EN EL PECHO O LAS QUE SE ESCONDEN DEBAJO DE LA LENGUA. 

POR LO REGULAR, ESTA ACCIÓN SE PRESENTA EN PERSONAS, SERES, INDIVIDUOS O SUJETOS QUE SE GUARDAN LO QUE NO PUEDEN DECIR HASTA QUE NO TOLERAN EL DOLOR DEL CORAZÓN POR ALGUNA RAZÓN QUE EVOQUE AL AMOR O A LA DESOLACIÓN. 





MATAR: OLVIDAR A ALGUIEN.






-HORACIO CHIRINO 






lunes, 14 de febrero de 2022

DOCUMENTAL SOBRE LOS LEONES ATACANDO O DE CÓMO CONSEGUIR LO QUE QUIERO

 

Al amanecer el león de la izquierda va en busca de su primer presa para el desayuno, camina sigilosamente vereda abajo por entre los arbustos hacia una manada de 4 cebras calladas y optimistas de un nuevo día.

El león al que le llamaremos B se interesa por una de ellas que camina con un tono tranquilo en busca de hierba, posiblemente por ahora no encuentre, pues las últimas lluvias fueron aproximadamente hace 2 meses, por lo que tendrá que considerar caminar más kilómetros sobre el relieve en busca de alimento, aunque sabe que si trabaja en equipo con su manada, puede que encuentre antes del atardecer un lugar con vegetación e incluso el brote de un río.

Si nos percatamos, B está maquinando una estrategia entre aquellos arbustos para saltar por su presa.

Si observamos con detenimiento, podemos intuir que al mínimo despiste de la cebra, B la atacará por la espalda clavándole sus seductores colmillos en el cuello.

Por ahora sigue maquinando su estrategia.

Al parecer B sólo espera una oportunidad para atacarla…

A comparación de nuestra cotidianidad, los individuos sencillamente simples quisiéramos ser leones. Pero pensando y repasando el proceso, esto se convertiría en un hábito degradante mentalmente.

Tener que hacer un catálogo de presas para seleccionar cuál de ellas se ajusta a nuestras necesidades, revisar sus características, su forma, incluso su dinámica grupal de convivencia, etc. Quita tiempo, es por eso que algunas especies utilizan el camuflaje ante una situación de sobrevivencia, es decir, caminar con la cabeza abajo, tener Fe y esperanza para que sólo llegue la presa y se siente en la piedra, sin tenerla que buscar; son estrategias fundamentales que siguen para que se reproduzcan y siga el ciclo de la vida.




-Horacio Chirino